Ensayo: Marqués De Sade

Por:

Héctor Jesús Cristino Lucas

 

 

 

Introducción

 

“Perdonad mis defectos, es el espíritu de la familia que me domina, y si debo hacerme un reproche, es el de haber tenido la desgracia de nacer en ella. Dios me guarde en todas las ridiculeces y vicios que está infestada. Me creería casi virtuoso si Dios me concediera la gracia de no adoptar más que una parte.”

El Marqués De Sade

 

Explícito, sádico y hasta obsceno, fueron sólo tres de los adjetivos en los cuales, y aún en nuestros días, ha sido descrita toda literatura proveniente de la siempre controversial pluma, del Marqués de Sade.

Tan plagadas de erotismo, se ha considerado también que todas las obras de dicho autor, no sólo están envueltas dentro de situaciones irreverentes o grotescas, sino que también,  llegan a generar filosofías humanas que van mucho más allá de ser sólo relatos que pueden apreciarse como: “sexuales”.

 

En este ensayo indagaremos en tres de sus grandes libros, como lo son: “Los 120 días de Sodoma”, “La filosofía en el tocador” y “Justina”, para que usted, lector, pueda adentrarse en sus parajes, mismos que desde siempre se han considerado prohibidos. Causando inclusive en nuestra época, alguna que otra sorpresa a nuestros colegas que sostienen su moral y sus buenas costumbres.

 

Además de conocer sus tan juzgados pensamientos, se incluirá también una breve biografía que nos hará contextualizarnos en la vida y época de este grande la literatura erótica. Sin olvidar mencionar la adaptación a película del fascinante Passolini, con: “Saló o los 120 días de Sodoma” y la controversia que lo llevó a su propia muerte.

 

El Marqués De Sade sigue causando asombro para todo aquel que desee leerlo, pero así como sorprende, también hay quienes se consideran fanáticos de tan inigualable forma de escribir.

 

 

 

Primera Parte

Marco Histórico

 

El autor, Donatien Alphonse François de Sade, mejor conocido por su título: El Marqués de Sade vivió durante uno de los periodos más tumultuosos de la historia francesa, cuando siglos de monarquía terminaron violentamente y el estado moderno prorrumpió.

 

Nació el 2 de junio de 1740 en la ciudad de París, en una familia de la antigua nobleza provenzal. Luchó con el ejército francés en la guerra de los siete años. En 1772 fue juzgado y condenado a muerte por diversos delitos sexuales.

 

Son figuras determinantes en su vida, su padre Jean Baptiste de Sade, entregado a prácticas abiertamente libertinas, y su tío y tutor, el abad Jacques – Françoise de Sade, quien lo convierte en observador de las continuas orgías celebradas en su castillo de Saumane.

 

Pasó casi 30 años de su vida en distintas prisiones, perseguido principalmente por el crimen de escribir acerca del lado más siniestro de la lujuria y la carnalidad humana. Escapó a Italia pero regresó a París en 1777. Fue detenido y encarcelado e Vincennes. Tras seis años en esta prisión fue trasladado a la Bastilla, y en 1789 al hospital psiquiátrico de Charenton.

 

Abandonó el hospital en 1790 pero fue detenido de nuevo en 1801. Rodó de prisión en prisión y en 1803 ingresó de nuevo a Charenton.

 

En sus escritos describe con gran detalle sus diversas prácticas sexuales. Y tan grande fue el impacto en su historia, que el término sadismo, obtenido por su nombre, es decir “Sade”, se emplea en psiquiatría hoy en la actualidad para designar el tipo de neurosis que consiste en obtener placer sexual infligiendo dolor a otros: “El sadismo”.

 

Su filosofía considera naturales tanto los actos criminales como las desviaciones sexuales. Sus obras fueron calificadas como obscenas, y hasta el siglo XX, fue totalmente prohibida toda publicación suya.

 

Aunque es verdad que protagonizó gran parte de los escándalos de la época, la mayoría son sólo leyendas que rondan su persona. Otorgándole el título de enfermo mental, reprimido sexual y esquizofrénico. Fue juzgado aún más, se decía, porque sus escritos incitaban al hombre a cometer los actos que implicaban las narraciones. Prostitución, parafilias, sadismo etc.

 

Sin embargo. Bajo su propia definición, Sade no describía monstruosidades de la humanidad, simplemente mostraba un espejo, y nosotros tendríamos la fortuna, o quizás la desdicha, de rechazar o acceder a todo lo que viéramos en él. En pocas palabras, un resumen detallado de los bajos instintos que cualquiera pudiese tener. Narrados en piezas literarias que cobraron vida y autonomía por el mismísimo hombre, pero que de igual manera eran reprimidos nuevamente, gracias a él.  

 

 

 

 

Segunda Parte

Tres Grandes Obras

 

 

·       “Los ciento veinte días de Sodoma”

 

Considerado como uno de los libros más “atrevidos”, llamémosle así, de todo el repertorio de Sade, “Los ciento veinte día de Sodoma” fue escrito en el año de 1758 cuando se encontraba en la prisión de la Bastilla.

 

En la Bastilla experimentó una de las épocas más prolongadas de su reclusión, y ahí escribe en secreto “Los ciento veinte días de Sodoma  el romance de la escuela de libertinaje”, que es la realización del proyecto que había estado rodándolo durante algún tiempo: escribir la obra más libertina, más repulsiva y más detestable de toda la historia de la literatura; narrar en ella los acontecimientos más horribles, las infamias más monstruosas y hacerlo, sin embargo, con tal maestría, que no pueda negarse a esta obra, aparte de su evidente originalidad, el mérito literario.

 

Esta obra ha alcanzado tanta fama, que se le considera dentro de la literatura, como un libro muy difícil de leer. Sólo por la dureza en la que son explicados los actos. Barbáricos, enfermos y hasta retorcidos… ¿pero será cierto? ¿Será que todo acto descrito allí sea salido de las entrañas del Diablo? O quizás, como Sade lo menciona, no es más que un espejo de todo deseo.

 

La historia ocurre temporalmente al término del reinado de Luis XIV. Y dicha lectura no hace más que una referencia a los ideales del movimiento de la Ilustración. El argumento es simple, cuatro hombres adinerados, deciden llevar a cabo sus más crudos deseos durante un lapso de 120 días dentro del castillo de Silling. Entre víctimas y cómplices, se narran historias sádicas y lujuriosas, para excitarlos y llevarlos en práctica.

 

 

 

·       “Justine o los infortunios de la virtud”

 

Novela escrita en 1787, pero que en 1791 y 1797 se editaron dos versiones diferentes de la obra. Junto a “Los ciento veinte días de Sodoma” y “Filosofía en el tocador”, se le considera como una novela de suma importancia en cuanto a su literatura. Escrito dentro de una época crítica en el que la iglesia es señalada por problemas económicos sufridos por el Estado. El Siglo de Las Luces. También dicho contexto, dio pie a las supersticiones, como la popular “fiebre vampírica” en donde son rescatadas historias de “Isabel Bathory”.

 

El argumento nos narra acerca de una adolescente llamada Justine y su gran recorrido que realiza a todos los estamentos sociales con el fin de querer preservar su tan afanada virtud. Sin embargo, en cada uno de sus intentos, todo parece ser contraproducente. En lugar de recibir ayuda, lo único capaz de encontrar es incitaciones a lo que tanto había temido, es decir, al vicio. Justine, según para muchos, simboliza esa virtud que con una escasa inteligencia debe enfrentarse a las añagazas del propio vicio y, contrariamente a lo que debería esperarse, en lugar de ser recompensada por mantener aquel tesoro de la virtud, lo que recibe es toda clase de agravios inimaginables.

 

Y como es de esperarse, todos los libertinos que abusan de ella, se ven enfermamente recompensados. En esta novela, el gran Sade vierte los papeles en cuanto a la misantropía, describiendo cómo, en la sociedad en la que le tocó vivir, practicar la virtud siempre resulta ser lo peor que se pudo haber hecho. Mientras que, todo aquel que practicase el vicio inconmensurable, encuentra a una sociedad cómplice y corrupta. Corrompida y enferma, que aunque suene paradójica, le permite adquirir gran ventaja.

 

 

 

·       “La filosofía en el tocador”

 

 

 

 

 

A diferencia de las dos obras anteriores, esta fue escrita de forma anónima en 1759 durante la época en la que fue impulsada la violencia Francesa, caracterizada, más que nada por la brutal represión de los revolucionarios mediante el recurso al terrorismo del Esto. Época denominada: “El Terror”.

 

Sade, durante el encierro en la cárcel de Picpus, fue testigo ocular y cercano de muchas de las decapitaciones implantadas por el Estado. Inclusive él estaba dentro de la lista para formar parte de la guillotina.  Como ciudadano perteneciente del lugar, Sade redacta escritos críticos, así como el panegírico a la muerte de Marat, y llega a presidir su sección, la sección de Piques. De esta forma no sólo crea novelas sino que también, redacta tratados filosóficos que daban mucho hacia el debate, llamándolo: "Un horror, inhumano". Después de recorrer varias cárceles llega a la de Picpus y allí vive el apogeo del reinado “Del Terror”; miles de personas son decapitadas frente a él. Y escribió: "La guillotina ante mis ojos me ha hecho cien veces más daño del que me habían hecho todas las bastillas imaginables".

 

“La filosofía en el tocador” es una novela que se mezcla con la corrupción de una adolescente con un puesto político donde se pide ir más allá en el espíritu de la República. Proclama con la que se muestra totalmente de acuerdo el elegante y degenerado Dolmancé, ejecutor de la trasformación de la virgen adolescente, en un personaje pervertido. Está escrita como un diálogo teatral dividido en siete diálogos, incluyendo en el quinto una exaltada proclama. Contiene todos los recursos, personajes y situaciones de la clásica narrativa de Sade; junto a las lecciones eróticas que imparten unos "preceptores inmorales" como en “Los ciento veinte día de Sodoma”, está el filósofo que repasa la situación de la sociedad y reduce a desnuda verdad los valores -glorificados en público, burlados en privado- del clero y la propia aristocracia.

 

 

 

Tercera Parte

 

La controversia de

 

Passolini

 

 

·       “Saló o los 120 días de Sodoma”

En 1975, el poeta y cineasta italiano, Pier Paolo Pasolini adaptó al cine la increíble historia del Marqués de Sade, sin embargo, realizó varias modificaciones para recrear su propia visión y crítica. Por ejemplo, transformó a los protagonistas libertinos de la novela, en cuatro dignatarios de la República de Saló, el Estado fascista residual del Norte de Italia tras la derrota de Mussolini, cambiando la época original en la que fue escrita. Es decir la del reinado de Luis XIV, para trasladarla a la Segunda Guerra Mundial.

 

El filme, considerado el testamento artístico de su autor, ha sido considerado y sin exagerar, como una película maldita, no sólo por la extrema crudeza que contienen sus imágenes, sino por la radicalidad de sus planteamientos, que recogen con fidelidad las posturas filosóficas del mismísimo Sade. Passolini pasó gran parte de su vida en la república de Saló. Lo que le permitió sin lugar a dudas a convertirse en un verdadero testigo de la crueldad implantada por el propio ejército Italiano. Y cabe destacar que la película es en su totalidad simbólica y metafórica, con una fuerte crítica hacia el estado.

 

La película presentó una inimaginable controversia que hasta el día de hoy existe.  Algunos sosteniendo que se trata de la obra prolífera por su intrepidez y talante en contemplar lo impensado, además de la fuerte crítica. Mientras que otros la condenan rotundamente y sin pensarlo por ser una pretenciosa película de explotación. Grotesca e inhumana. (Aunque supongo que al Marqués de Sade no le sorprendería eso)

 

La película, como era de esperarse, ha sido prohibida en varios países debido a su gráfico retrato de la violación, la tortura y el asesinato. Se han formulado muchas preguntas acerca de la legalidad de la película; por ejemplo, si los actores o actrices que participaron en los actos (evidentemente simulados) sexuales o violentos de la película eran mayores de edad.

 

Fue prohibida en Australia en 1976, permitida en 1993 y re censurada en 1998. (¡Ah pero cómo me fascinan ese tipo de películas!)

 

Lamentablemente, con dicha “aberración”, Passolini fue acusado, llevándolo a la muerte por tan infame crítica.

En lo personal, cada que me dicen, “recomiéndame una película de terror”, a pesar de no ser del género, creo que sería una excelente recomendación que vence gráfica y psicológicamente hasta nuestros “grandes” filmes actuales de horror como “Actividad Paranormal”, “Hostal” o “Saw”. Y ni siquiera hay demasiada sangre dentro de la película.

 

 

 

Conclusión

 

En lo personal, he leído al Marqués de Sade. “Justine”, “La filosofía en el tocador”  y “Los ciento veinte día de Sodoma” son tres de mis libros favoritos de este autor. Incluyendo la película de Passolini.

 

Me apasionan las artes que van en contra de lo establecido para su época, y como gran ejemplo, Sade ha sido uno de ellos en la literatura. Esa forma de describir y narrar el erotismo, hace que incluso no dejes de pensar en ello.

 

El Marqués ha estado plagado de leyendas. Muchos decían que su cabeza estaba llena de demonios y la única forma de deshacerse de ellos era traspasarlos al papel, por ello, cada que alguien leía sus obras quedaba atrapado en los pensamientos pecaminosos de dicho autor a tal grado de inducirlos a cometer exactamente lo que contaba.

 

¿Qué más puedo decir? Sin duda, un grande de la literatura erótica, pero más allá de eso, de la literatura universal. Sus controversias, sus censuras y sus prejuicios no fueron suficientes para callar a este titán de la lujuria narrativa.Todo lo contrario, estos le permitieron quedar preservado en la historia de la humanidad…  incluso en nuestros días.

 

Hoy hay puestas de escena de casi todas sus novelas, películas como la ya mencionada obra maestra de Passolini, o “Justine” del director Jess ‘Jesús’ Franco filmada en 1969 y basada en el libro de “Los infortunios de la virtud”. Como sólo un aperitivo de lo que el maestro Sade ha ocasionado gracias a su pluma. Hay que reconocerlo.  

 

Además el director Philip Kauffman, nos trae su film: “Letras prohibidas, la leyenda del Marqués de Sade”. La versión propia y biográfica de lo que podría haber sido la vida de este increíble escritor. Sin duda, también muy recomendable para contextualizarnos un poco.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0
Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Mapa del sitio
©Todos Los Derechos Reservados Al Creador De La Web: Héctor Jesús Cristino Lucas