Autodefensas: ¿De dónde y hacia dónde?

Pese a que este movimiento denominado por el resto de la república, como “Autodefensas” en Michoacán, se ha levantado una interrogante que ahonda en si lo que ocurre es realmente un acto de justicia o si todo se deba a algo más serio de lo que parece. Y que tiene como eje principal, la inocente idea, para algunos quizás, de terminar con los cárteles del narcotráfico que han estado hostigando a las tierras purépechas.

 

Aunque, antes que nada, aclaremos algo importante. Los grupos de autodefensas surgen, como ya lo comentamos, en Michoacán, pero eso sí, en municipios urbanizados. Aunque ya sepamos que en Tepalcatepec surja la propuesta original inspirada en la ronda comunitaria del municipio de Cherán. En donde toda la población involucrada, ya sea a los artesanos, ganaderos, restauranteros o pequeños comerciantes, etcétera, se veía obligada a los actos de extorsión, robo, secuestro, asesinatos, violaciones e incluso el cobro de piso y de “seguridad”. La cuota por tu vida.

 

En pocas palabras, muchos de los territorios que fueron liberados de tales tiranías fueron acrecentándose hasta llegar a municipios importantes como La Huacana o Nueva Italia, mismos que se sumaron a los más pequeños como Parácuaro, Tancítaro, Tomatlán, Buenavista, y un largo etcétera, que llegaron a extender la lista de pueblos michoacanos que se rebelaron contra el crimen organizado de su región. De igual forma, las comunidades indígenas como Nahuatzen Cherato, Cheratillo, Urapicho, Zicuicho, etc., se unieron para combatir el narcotráfico aunque con diferentes objetivos que los primeros.

 

Sin embargo el movimiento, sale de control del gobierno federal cuando después de tomar La Huacana, Parácuaro, La cohuayana y Nueva Italia, los comunitarios deciden tomar Apatzingán, “cuartel general” de los templarios.

    

Una de las cosas que llaman la atención pese a fotografías infundidas por los medios, son el armamento utilizado por las autodefensas, como lo son los rifles de asalto. Lo extraño es que estas son de uso exclusivo del ejército, y que muy a diferencia de las policías comunitarias en Guerrero que sólo utilizan rifles y escopetas, todos los integrantes de autodefensas utilizan cuernos de chivo. Lo que la incógnita de muchos, esa que se indaga en ¿de dónde exactamente suelen conseguirlas?, crezca aún actualmente. Pero más aún, ¿Por qué el ejército y la secretaría de gobernación lo permite, si se supone es un delito federal?

 

Aunque se quisiera mencionar que el gobierno michoacano ha estado bajo los terribles agravios, únicamente, por el narcotráfico, no es verdad. Porque también es necesario enfatizar el saqueo sistemático de recursos naturales, fomentadas por las autoridades locales, estatales y federales, que por cierto estos se conforman por caciques locales, terratenientes, narcotraficantes y corporaciones internacionales. ¿Por qué las autodefensas no agregan a su lista de demandas el respeto a los recursos naturales, y más aún, a su derecho a participar en su explosión como dueños legítimos.

 

Sin embargo, lo que reluce es que las autodefensas parecen concentrarse únicamente en el enfrentamiento contra el crimen organizado (y puede a que gracias a esto se deba que dicho movimiento haya tenido el visto bueno de parte del estado) lo que resultaría esclarecedor del por qué no existe demanda alguna ante otro tipo de agravios, que resultan incluso de antaño. Y de esta forma, la ambigüedad de las situaciones pareciera desaparecer, para que el estado mexicano condicione los grupos civiles armados, ya que resultan muy útiles para simular su interés por acabar con la delincuencia organizada.

 

 

FUENTES: 

 

http://lavoznet.blogspot.mx/2014/01/para-quien-trabajan-las-autodefensas-en.html

 

http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2014/01/15/autodefensas-en-michoacan-guerra-civil-o-insurreccion-de-la-burguesia/

Escribir comentario

Comentarios: 0
Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Mapa del sitio
©Todos Los Derechos Reservados Al Creador De La Web: Héctor Jesús Cristino Lucas