The Fantastic Flying Books Of Mr. Morris Lessmore

El cortometrajeThe Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore, del maestro de la ilustración infantil, William Joyce, al lado del director creativo Brandon Oldenburg, fue el ganador del premio Oscar como el mejor corto animado del 2011. Un trabajo cuya trayectoria del gran Joyce y Oldenburg se ve reflejado tras cada minuto. La calidad de imagen, los diseños y el buen guión estructurado lo hacen un verdadero trabajo que demuestra, no sólo maestría, sino también que grandes compañías como Disney o Dreamworks no son los únicos reyes de la animación. Porque se añade Moontbot Studios también. Y vale la pena conocerle.

 

Los directores juegan con el concepto de la literatura y sus múltiples connotaciones. La importancia de tomar un libro y sumergirse en sus mundos para que cada lector pueda transformarse en un viajero sin la necesidad de salir de su habitación. Toma como alegoría el huracán Katrina ocurrido en el 2005 para demostrar que ante las adversidades, sin importar qué tanto nos dañe o nos consuma cualquier problema, la literatura puede ser un gran remedio. El conocimiento y la alegría que de veces resulta el aprender o el abrir un libro no sólo para leerlo, sino para admirarle y conocerle en todos los sentidos, hasta perderse en las maravillas de su propia naturaleza.

 

The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore es, entonces, un corto animado que no debiera ser considerado infantil, porque irradia madurez. Deja un fuerte mensaje que van tanto para los pequeños como para los más grandes. Demostrando que cualquiera, sin importar qué edad, puede disfrutar de la literatura, porque esta, además de mostrarte un sinfín de caminos, te otorga la inmortalidad, ya que los libros quedan para las generaciones, y tú, aunque partas, el tiempo se encarga de guardarte. Por ello el personaje se ve reflejado en el papel del lector, pero también del escritor mordaz que nunca muere.  

 

Cortometraje inspirado en el musical de Víctor Fleming “El mago de Oz”, que de igual manera hace referencia por el increíble juego de color, con la alegoría que conlleva pasar del blanco y negro a las hermosas y múltiples tonalidades cada que encuentras un camino lleno de magia. En este caso, por la literatura y sus portales a universos que tantos autores nos han dejado. Es pues, la lectura, el camino amarillo a la tierra de Oz.




Héctor Jesús Cristino Lucas

Escribir comentario

Comentarios: 0
Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Mapa del sitio
©Todos Los Derechos Reservados Al Creador De La Web: Héctor Jesús Cristino Lucas