Nobel 2015 a Svetlana Alexievich, el día en que la No-ficción llegó a ser literatura

“El periodismo es literatura  bajo presión”,decía Fernando Benítez ante los dilemas que estos dos oficios han provocado a través del tiempo y a su delgada como invisible línea que convierten la pluma de quien los empuña, sabiéndola usar, en un escritor o periodista. Provocando innumerables preguntas y debates que parten casi como principio de filosofía existencial, tesis del tipo: ¿el periodismo, ése cuarto poder que hace temblar a las grandes autoridades, puede considerarse entonces literatura? Y que desde los 60s, personajes como Truman Capote, Tom Wolfe o Gay Talese respondieron semejante cuestionamiento con un rotundo gracias al nuevo periodismo. 

 

Si algo nos han enseñado obras como “A Sangre Fría” de Capote y “Operación Masacre” de Walsh es que el periodismo puede tomar recursos prestados de la literatura sin que a éste se le reste credibilidad. Lo logró Gabriel García Márquez en 1996 con “Noticia de un secuestro”, quien, a manera de novela, narró la época del narcoterrorismo en Colombia de los años 90s pero con recursos estilísticos de la no-ficción y el reportaje. Además, no olvidemos a Ryszard Kapuscinski cuya trayectoria periodística es bañada con tintes literarios, casi filosóficos que rozan entre la categoría de unas memorias, así como vimos en “Ébano” o “El mundo de hoy”.

 

Y aunque el nuevo periodismo ha usado recursos estilísticos que en algún momento, y antes de los 60s los cánones no lo permitirían, nunca se reconoció oficialmente que éste pudiera considerarse literatura. No hasta que la periodista bielorrusia de 67 años de edad Svetlana Alexiavich fuera premiada por La Real Academia de Ciencias de Suecia con el Nobel de Literatura en el 2015. Reconocimiento que, según la vocera de la Academia Sueca, Sara Danius:Ya ha sido más de medio siglo desde la última vez que un escritor de no ficción gana el Nobel y Alexievich es la primera periodista en ganar el premio".

 

Svetlana recibió el nobel, según la Academia por sus “escritos polifónicos, un monumento al coraje y el sufrimiento de nuestro tiempo”, ya que esta periodista ha sido la viva imagen o el retrato hablado de la vida soviética. En sus obras, así como un Kapuscinski quien documenta y extrae fragmentos de una sociedad, Svetlana lo ha hecho en su natal Bielorrusia con títulos, casi en categoría de memorias como: "Boys in Zink" que expone los trágicos relatos sobre la guerra entre la Unión Soviética y Afganistán, o bien, su novela más conocida: Chernobyl voices” que recupera testimonios de aquellos que vivieron en carne propia el desastre de Chernóbil.

 

Así, la galardonada destacó en el género del periodismo gracias a todas las voces que guardó entre tantas páginas como una especie de collage humano que pedía a gritos dejar de ser anónimo. Ya que como sabemos, este oficio nos demuestra constantemente que no sólo el periodista hace la noticia, sino que todos son parte de ella. Eslabones que como la Academia reconoció, vuelven la perspectiva de Svetlana un retrato tan literario como histórico que no sólo es parte importante de su realidad soviética sino que demuestra que la no-ficción puede ser reconocida, más allá de los tecnicismos y los debates que han aprendido a diferenciarla, también como una especie de literatura.

 

Por ello, las voces y la experiencia hacen de sus memorias un recorrido periodístico que es ya pionero de esto que al que siempre han llamado new journalism y a los rígidos lineamentos que nos hacen diferenciar el periodismo de la literatura entre sus delgadas veredas. Si Kapuscinski estuviera vivo habría obtenido el reconocimiento que la Bielorrusia se llevó. Hubiera demostrado con sus obras que se puede contar la realidad de tantas formas, literarias o no, sin dejar de ser periodismo. Pero fue Svetlana Alexievich a quien le tocara demostrar que Capote como Kapuscinski tenían razón. Este nobel, pues, revela el día en que la no-ficción llegó a ser literatura.

 



Héctor Jesús Cristino Lucas

Escribir comentario

Comentarios: 0
Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Mapa del sitio
©Todos Los Derechos Reservados Al Creador De La Web: Héctor Jesús Cristino Lucas